Una lesión en pie y tobillo simple puede transformarse en algo crónico que le imparta dolor y molestias si no se trata a tiempo